es

P40

1955

Después del éxito del sofá D70 en la X Trienal de 1954, Borsani trabaja en la idea de la junta mecánica para realizar un sillón con distintos movimientos, capaz de asumir varias posiciones, especialmente la de relax.

Con el proyecto del P40, Borsani quiso desarrollar tecnológicamente las potencialidades del clásico chaise longue ya propuesto por los más célebres arquitectos del Movimiento Moderno, tratando de superar el clásico “sillón de descanso”, fijo y aparatoso, para obtener un nuevo sillón con unas dimensiones mucho más reducidas, que con un práctico sistema de inclinación de abanico podía acoger el cuerpo desde las posiciones más extendidas hasta cerrarse totalmente, con toda una serie de graduaciones.

El resultado es un sillón de relax con elementos móviles, formado por una base de metal que sostiene el asiento y el respaldo, con un sistema que permite colocarlo en todas las inclinaciones, un elemento abatible debajo del asiento que completa la superficie de apoyo, un reposapiés extraíble de metal y reposabrazos de acero y goma.

El relleno es de textil o piel. Toda la estructura es de metal lacado gris plomo (detalles de metal con acabado latón) o níquel satinado (detalles de metal con el mismo acabado).