es

P32

1956

ABV Collection

El sillón es el centro natural del confort.

P-32-05

Con diseño de Osvaldo Borsani de 1956, destaca como la mejor alternativa por su asiento cómodo, agradable e informal.  A diferencia de otros modelos surgidos en el mismo periodo, la innovadora combinación de movimientos de su asiento hacía que fuese apto para interiores, su lugar natural, además de perfecto para el hogar o para una recepción, para salones y oficinas de altos ejecutivos, espacios públicos o aeropuertos. 

El sillón P32 no solo gira y vuelve automáticamente a la posición original, sino que también incorpora un mecanismo de rotación del respaldo que lo convierte en ideal tanto para conversar como para descansar.

Plus

TE_22_P32_04

Icónico y moderno

El elegante asiento es un icono estético por su forma orgánica y minimalista: los brazos y el respaldo se funden en una estructura suave y agradable sostenida por patas ligeras de perfil redondo metálico que ofrecen sensación de ingravidez.

TE_22_p32_7_small_725417649-1

Único y elegante

Su estética intemporal llama la atención y convierte al sillón P32 en el elemento cautivador de cualquier interior. Suele elegirse para crear ambientes donde impere la elegancia y la belleza, además de la alta calidad y el confort para lograr un efecto acogedor único.

TE_22_P32_5(0)

Giratorio y con retorno automático

Gracias al artículo publicado en la edición 341 de mayo de 1958 de la revista Domus - "Nuova poltrona per la serie" (Nuevo sillón de la serie) - sabemos que el mecanismo del P32 hace que el sillón regrese a la posición original de forma automática. Se concibió para mantener el espacio ordenado y elegante incluso después de que las personas se hubiesen levantado. El mecanismo se convirtió poco después en objeto de culto y el P32 se patenta como el "sillón giratorio con respaldo de inclinación ajustable por resorte y bisagras en la parte delantera". Patente n.º 70941 del 5 de enero de 1959.